jueves, 5 de noviembre de 2020

Opinión: Luis Velázquez



Escenarios

•Choque de trenes

•Julen y Yunes Linares

•Tercos y testarudos



Luis Velázquez

04 de noviembre de 2020

UNO. Choque de trenes azules



En el PAN las trompetas de Jericó anuncian choque de trenes. Será en la disputa por la candidatura a presidente municipal de Veracruz, la plaza más jugosa del estado, mil 400 millones de presupuesto anual, el simple diezmo en el tiempo priista significaba 140 millones de pesos anuales para el ganador, 420 millones en tres años que serán a partir del año 2022.

El choque de trenes se visualiza con la inminente pelea entre el senador Julen Rementería del Puerto y Miguel Ángel Yunes Linares para favorecer a los hijos con la nominación.


DOS. Tercos y testarudos

El duelo estelar entre Julen y Yunes Linares se vislumbra a partir del carácter, el temperamento, la personalidad de ambos. Uno y otro son iguales, igualitos de tercos y testarudos.

Y, por lo tanto, ninguna cederá.

Ni Julen tratando de inclinar la balanza para su hijo Bingen ni tampoco Yunes Linares con sus candidatos, ya la senadora Indira Rosales, la diputada local, Marijose Gamboa, su primogénito, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Ambos se conocen tan bien que antes, en el año 2016, fueron aliados. Ahora, están raspados. La política los unió en una parte del camino y la política los ha vuelto a distanciar y quizá separado.


TRES. “Hacha, calabaza y miel”


El politólogo del barrio lo profetiza de la siguiente manera:

La alcaldía para uno y la mayoría de regidurías y direcciones para el otro.

Pero como los dos quieren “hacha, calabaza y miel”, entonces, hasta Guzmán Avilés será rebasado.

Incluso, según los profetas del desastre, si en una parte de la negociación las cosas se complicaron, entonces, Yunes Linares dejaría fuera a Indira y Marijose para imponer al primogénito como candidato panista a la alcaldía jarocha.



CUATRO. Todo por los hijos



En el año 2016, Yunes Linares garantizó la secretaría de Infraestructura y Obra Pública a Julen Rementería y llevaron la fiesta en paz.

Incluso, habría amarrado la candidatura al Senado sacrificándose con su legítima aspiración a la silla embrujada del palacio y que dejara al primogénito del clan Yunes.

Ahora, el hijo, Bingen, se atraviesa con su tiempo. Y por los hijos, todo. Fuego amigo y enemigo, incluso.



CINCO. La alcaldía jarocha o nada



Hay suficientes cargos públicos en la rebatinga. Las alcaldías de Veracruz y Boca del Río. El cuarteto de curules locales y federales, unis y pluris. El par de sindicaturas y el montón de regidurías. El montón de cargos públicos de confianza.

Pero los testarudos y tercos de Julen y Yunes Linares pelean la llamada “joya de la corona”. Es la alcaldía jarocha o nada.

Más, mucho más, luego de que con las diecisiete visitas de López Obrador a Veracruz desde la campaña electoral a la fecha, el único alcalde con quien se ha sentado es el jarocho. Fernando Yunes Márquez.



SEIS. Rebatinga atroz



Mucho interés y curiosidad política y humana despierta la rebatinga por la alcaldía jarocha.

En el lado de MORENA, por ejemplo, la candidatura panista incidirá en la nominación a la presidencia municipal, donde, y por ahora, el favorito es el diputado federal, Ricardo Exsome Zapata, destapado por la secretaria de Energía, Rocío Nahle García.

La pelea en las urnas a mediados del año entrante estará entre el PAN y MORENA. Pero si el PAN se fractura con los testarudos y tercos, entonces, y como escribió Morris West en su novela, “El arlequín”, los grandes imperios se derrumban desde adentro…



Expediente 2020

Policías pillos

Luis Velázquez

04 de noviembre de 2020



Nada arredra al secretario de Seguridad Pública. Ni el tiradero de cadáveres ni tener a Veracruz en el primer lugar nacional en feminicidios, secuestros y extorsiones. Ni los mil doscientos cadáveres a punto de pasar a la fosa común. Ni el asesinato de políticos, líderes partidistas, activistas, niños y ancianos, reporteros y sacerdotes.

Nada.

Incluso, la semana anterior anunció el despido de más de cuatrocientos policías estatales. Unos, por cohechar a las trabajadoras sexuales y gays de Xalapa. Otros, agentes de Tránsito, por esquilmar a conductores.

Todos, dijo, ajá, hosanna, hosanna, elementos dados de alta en sexenios anteriores y que, en su caso, ni hablar, necesitaron dos años para darse cuenta.

Par de años también requirieron para advertir que los policías municipales de Álamo y Paso del Macho tenían amistades peligrosas.

Y ni hablar, antes de que el mundo les cayera encima, los detuvieron, aunque luego de pasado un ratito, nadie ha conocido ni sabido ni boletinado su destino.

Y si en el cuartel policiaco de San José se le han muerto par de detenidos, tampoco se arredra el súper policía de la SSP importado de Nuevo León donde fue, dice, secretario de Seguridad Pública, SSP, y Fiscal General.

Es más. Igual, igualito que otros antecesores paseando en avenida de Xalapa saludando a niños, el titular de la SSP también paseó en plaza comercial de Boca del Río con la familia, de compras.

Pero con todo, cuatrocientos policías despedidos en los últimos 2 años son muchos, demasiados, excesivos.

Claro, dirá el sociólogo oficial, el número resulta lógico si se considera que la SSP tiene unos veinte mil policías, y ni modo, siempre hay un frijolito en el arroz, un Judas, un Luzbel, hay indio yaqui que por veinte mil pesos corta la cabeza a su jefe, Miguel Hidalgo y Costilla.

La carrera, sin embargo, por la purificación moral y la honestidad valiente en la 4T es contrarreloj.

Por ejemplo, de acuerdo con Pitágoras, si en 2 años despidieron a 400 policías pillos, ladrones y corruptos, entonces, si por delante quedan 4 años significará que cesarán a unos ochocientos más.

Mil 200 en total, aprox., en un sexenio.

El dato, sin embargo, es consolador. Incluso, optimismo. Bastaría referir que hacia el mes de enero del año 2012, sexto año de Felipe Calderón como presidente, habían despedido a más de treinta mil policías por corruptos. (Felipe, el oscuro, Olga Wornat)

En todo caso, si Carlos Salinas tuvo como súper policía a Guillermo González Calderoni y Felipe Calderón a Genaro García Luna, ambos con terrible desenlace, Cuitláhuac García tiene su héroe policíaco. Se llama Hugo Gutiérrez Maldonado, aquel que debutara en una escuela de Coatzacoalcos con pistola al cincho como un estilo personal de ejercer el poder porque toda su vida así, tal cual, había caminado.



ESTRIBILLOS DE LA 4T



Los 400 policías despedidos, acusados de pillaje (alcalorpolítico.com), únicamente fueron dados de baja.

Es decir, delitillos menores. Insustanciales, cohechar a trabajadores sexuales y a conductores de vehículos. Ninguno, pues, sometido a una denuncia penal.

Nadie dudaría de que fueron reubicados, digamos, en el otro extremo de Veracruz, en alguna comunidad de la sierra de Huayacocotla o del Valle de Uxpanapa, en Tehuipango, en la montaña negra de Zongolica, límites con Puebla.

El pase, entonces, para seguir delinquiendo.

Pero como han pasado dos años de la yunicidad y cuatro años del duartazgo y diez años del fidelismo, el cohecho y la extorsión se dieron, simple y llanamente, en el sexenio de MORENA, el de la 4T, donde los siervos de la nación y los soldados de la patria se declaran ángeles de la pureza.

El objetivo, dijo el titular de la SSP, es acabar con la corrupción (el estribillo obradorista) y purificar a los funcionarios públicos (el otro estribillo de la 4T).

Nunca, claro, podrán lograrlo. La corrupción está en el ADN de los políticos, los policías, los agentes de Tránsito, los jefes policiacos y los funcionarios de los gabinetes legal y ampliado.

Se trata de una línea roja indeleble.

Por ejemplo, inverosímil, insólito, el descubrimiento tardío, demasiado tardío, casi 2 años después, de que los policías municipales de Álamo y Paso del Macho eran, según cacarearon en su momento, narcopolicías.

Ninguna sorpresa cuando “hacia finales del año 2010 un informe de la Cámara de Senadores aceptaba que 71% de los municipios del país eran controlados por el crimen organizado” (Ibídem).

Y ninguna sorpresa cuando luego de diez libros publicados sobre los barones de la droga, el escritor y reportero, Ricardo Ravelo Galo, asegura que cada sexenio tiene su cartel preferido.

Pero como ahora estamos en el sexenio purificador de la moral pública, la ética, la Cartilla Moral, entonces, la realidad empeora y recrudece.

Más, cuando las bandas de criminales significan un riesgo constante para la calidad de vida de la población.

Con todo, y con los 400 policías cesados, revela que como “muchas cornadas da el hambre”, los policías, con salarios bajos, siguen con la fama pública de siempre, pues nada tan fácil como esquilmar a las daifas y gays en los horarios nocturnos cuando trabajan y a los choferes de automóviles y autobuses cuando, digamos, transgreden la ley o la ley de cada agente de Tránsito.

Y ni modo que la 4T sea tan milagrosa que de pronto, los policías, los agentes de Tránsito y los carceleros, y sus jefes inmediatos y mediatos, se volvieran honestos.

Honesto Judas, quien luego de vender a Jesús por treinta monedas, arrepentido, se ahorcó de un árbol en el rancho que comprara en las afueras de Jerusalem.



Barandal



•Súper Sabadito

•Pachangas familiares

•Encerrados 8 meses



Luis Velázquez

04 de noviembre de 2020



ESCALERAS: El sábado anterior en la vida del COVID fue de la siguiente manera:

A las 8 de la noche, un vecino llevó serenata a la esposa con mariachi. Cena suculenta, pues como decía Pericles Namorado, “si el festín ha de ser de carne y alcohol… que sea en abundancia”.

Eran las once de la noche, y el mariachi seguía tocando, todos, sin cubrebocas ni sana distancia. También los invitados, unos cien, distribuidos a la orilla de la alberca. Como si el coronavirus ocurriera en el planeta más alejado del sistema solar.



PASAMANOS: Sábado al mediodía: en el pueblo, una pareja se casó. Misa y pachangón. Comidita con bailongo. Alcohol. Ninguno protegido con el tapabocas. Ni gel a la entrada al salón. Ni tampoco un familiar tomando la presión arterial.

Por encima de los muertos y contagiados de cada día en Veracruz, la felicidad de la pareja contrayente y de los familiares y los amigos.

Era la noche y la fiesta seguía. Listos para los chilaquiles a medianoche. Pachangón en grande.



CORREDORES: Sábado festivo. Super Saturday dirán los chicos de Londres. En Tejería, un niño hizo la primera comunión. La familia, con sus hijos, casi casi una tribu. Los amigos, con los hijos. Los vecinos, con los hijos. Un mitin. Unas doscientas gentes.

La fiesta, en un balneario. Niños en la alberca, chapoteando cuidados por los adultos, también en trajes de baño.

Banquetazazo, pastelito para los niños y copitas para los adultos. Súper sábadito.

Más, luego de ocho meses de encierro en casa, sin asomarse a la calle, sin salir a la plaza comercial, sin jugar en el parque de la esquina.



BALCONES: Sabadito: los amigos hablan por teléfono. Invitan a un aquelarre en casita de campo. Además, con tentación difícil de resistir. Show de taiboleras. Chicas abiertas, plurales, dispuestitas. Tiempo de la recesión y negocios y comercios quebrados y desempleo galopante y creciente.

Inició el sábado al mediodía. Terminó a las 6 de la mañana del día siguiente, todos en calidad de bulto, hasta las chicas. Como día de campo con los cuates.

Ya podrá, entonces, el secretario de Salud “lavarse las manos” con la errática política sanitaria en el tiempo del desastre epidemiológico e inculpar a los jóvenes de irresponsabilidad histórica.



PASILLOS: Sabadito, rebelión de los hijos menores. Ellos también tienen derecho a la protesta pacífica. Los niños organizaron piyamada en casa de un amiguito y ni modo de oponerse.

Al contrario, la bendición. Les asiste todo el derecho del mundo. Más, mucho más con la locura de los profesores de tenerlos ocho horas diarias frente a la computadora y encargando tarea para entregarse el mismo día, en la tarde.

El sicólogo del barrio lo dice. Los niños, y los ancianos son los más estresados con el encierro. Incluso, y en el caso de los adultos mayores, hasta desarrollando problemas mentales. Los niños, con riesgo de caer atrapados y sin salida en la angustia, y de la angustia a la desesperación, un solo pasito.



VENTANAS: 8 meses después, incluso, nueve, y con el aviso oficial de que la pandemia no tiene fin, la vida un infierno.

El médico dice que es hora de replantear la política de salud en que se incluya tanto la salud física como la mental, la emocional, la espiritual.

Simple y llanamente, la gente está hasta el gorro. En su decibel más riesgoso. Más, con el rebrote. Toques de Queda en varias partes del mundo. Toque de Queda, incluso, en Chihuahua, la primera entidad federativa en.



Malecón del Paseo



•Un reportero vive…

•De pensar mal…

•De los políticos



Luis Velázquez

04 de noviembre de 2020

EMBARCADERO: Hay una frase memorable, imborrable, citable y célebre en la serie fílmica, Borgen, la historia de la primera mujer convertida en la primera Ministra en Dinamarca… La dice el director editorial de una estación televisora… “Un reportero vive de pensar mal de todos”… Y de todos los políticos, los sujetos y objetos de sus hechos noticiosos… Lo decía don Julio Scherer García, el mítico director general del periódico Excélsior… “Entre los políticos y los periodistas hay un matrimonio por conveniencia”… Lo decía Juan Luis Cebrián, director fundador del periódico El País, de España… “Entre políticos y reporteros hay una relación de conveniencia que se acerca y se aleja”…



ROMPEOLAS: Cierto, un reportero que cree a ciegas en la palabra de un político está perdido… El 99 por ciento de los políticos siempre usan a los trabajadores de la información… Además, está probado y comprobado de manera científica que la mayoría de los políticos son mentirosos y por lo regular esconden la información privilegiada, aquella que los puede comprometer… Más, mucho más, cuando se trata de negocios lícitos e ilícitos a la sombra del poder…



ASTILLEROS: Desde luego, la historia de la vida humana es muy sencilla… Unos reporteros tienen vocación para volverse escribientes y mecanógrafos de los políticos y reproducir sus boletines y declaraciones mediáticas “al pie de la letra… Otros, sin embargo, saben y están conscientes y así caminan cada día buscando la información donde el único camino digno es dudar, dudar siempre, de la palabra de los políticos… Más, mucho más, de los políticos encumbrados, dueños del aparato gubernamental… En el periodismo, nada tan eficaz como la frase del viejito del pueblo de “piensa mal y acertarás”…



ESCOLLERAS: Entre la política y el periodismo existe una línea frágil, invisible, riesgosa y peligrosa… Empieza, por ejemplo, cuando el político halaga al reportero y el reportero se la cree… Sigue cuando el político, digamos, le extiende un sobrecito con billetitos y los acepta… Y continúa cuando el reportero escribe notas y columnas por encargo… Y alcanza la plenitud cuando de plano el reportero acepta un cargo público… Entonces, ni modo, “la vida es así y qué le vamos a hacer”, el periodismo pierde a un trabajador de la información y la política o, mejor dicho, el político en turno gana un aliado, un socio, un cómplice…

PLAZOLETA: Un antiguo reportero suele decir que entre un político y un periodista siempre ha de empezarse (y seguirse) de cero… Y es que un político busca el poder y un reportero información… El primero, por lo regular, siempre sueña con más y más poder, mientras el segundo sueña, ha de soñar, con ganar exclusivas y rastrear hasta debajo de las piedras para encontrar la veta informativa… Atrás del poder, el político puede llegar hasta el asesinato del adversario, el enemigo y el crítico, en tanto nada hace más feliz al reportero como llevarse las 8 columnas de portada con una exclusiva y mirar su nombre al principio de la información publicada…

PALMERAS: Un día, el vocero de Manuel Bartlett, secretario de Gobernación, Alberto Peniche, pidió a Julio Scherer un cafecito con su jefe… “Sí, claro, pero lo entrevisto” dijo el periodista al vocero… “No, Julio, no, un cafecito de amigos… “No, Alberto, un cafecito con una entrevista”… Peniche le contestó de la siguiente manera: “Carajo, Julio, si tu tomas café con tu madre también la entrevistas”… El escritor Carlos Fuentes Macías aseguraba que Scherer era el Francisco Zarco del siglo XX…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Presenta presidente de "Esperanza Veracruzana" una iniciativa de ley para apoyar a la población en casos de emergencias

De la Redacción/Noticias El Líder Córdoba, Ver., 28 noviembre 2020.- Con el objetivo de apoyar la situación económica de la ciudadanía en e...