martes, 29 de septiembre de 2020

Opinión: Luis Velázquez

 Escenarios

 

•Vivir en paz

•Objetivo en la vejez

•Un buen karma

 

Luis Velázquez/Parte II

29 de septiembre de 2020

 

UNO. Vivir en paz

 

En la vejez, solo hay, parece existir, un objetivo, como es vivir en paz. En paz consigo mismo y con la familia y los demás.

Más o menos como los elefantes viejos que entonces se apartan de la manada y se internan en la selva y buscan una cueva de dimensiones colosales y se confinan para esperar la muerte, sin salir más que para buscar comida.

En el caso, la cueva significa la paz interna considerando que la paz interna de un ser humano es la paz externa.

 

DOS. Frenética búsqueda de la paz

 

Hacia la vejez, se ha vivido toda la variedad de emociones, sentimientos y pensamientos.

Un dicho árabe dice, por ejemplo, que hacia el final de los días la vida de un ser humano se evalúa a partir del número de enemigos que tiene y dejará al morir.

Un dicho azteca dice que la vida de una persona se calibra a partir del número de amigos que tiene en los últimos carcañales de su existencia.

Entonces, la búsqueda frenética de la paz es la presea más alta.

 

TRES. Mar embravecido

 

Ta’canijo que se llegue a la vejez con un mar embravecido, las olas alcanzando alturas de 4, 5, 6, 7 metros y la bahía plagada de corsarios y piratas.

Peor tantito está aterrizar en la vejez con un montón de enfermedades, algunas incurables porque la ciencia médica es incapaz de encontrar la medicina ideal.

Por eso, nada como pasar los 60, 70, 80 años, primero, con lucidez, y segundo, con movilidad corporal, y tercero, en paz con todos, empezando con lo más importante, como es la familia.

 

CUATRO. Buen karma

 

De acuerdo con los expertos (el sicólogo, el terapeuta familiar, el sociólogo, etcétera), la paz tiene varias fuentes de origen.

A, la tranquilidad económica. B, una pensión digna. C, hijos con capacidad económica para vivir pendiente de los padres, sobre todo, cuando se atraviesan emergencias médicas.

D, una familia unida. E, los hijos con un empleo estable, fijo y pagado con justicia laboral.

F, nietos sanos, sanitos. G, una buena relación con el resto de la familia. H, y un mejor karma con los vecinos, que hagan posible los días y las noches.

 

CINCO. Cosechar tempestades

 

Desde luego, con frecuencia significa una utopía, una quimera, una ilusión, alcanzar juntos los elementos anteriores, pero, bueno, cada quien hará la lucha.

El dicho bíblico toma, entonces, más vigencia que nunca. Si siembras tempestades, cosecharás huracanes. Si siembras cordialidad, la vida será con vientos favorables.

En todo caso, si las circunstancias son adversas, nada como estar en paz con la esposa y los hijos y los nietos.

Lo decía el economista Agustín Acosta Lagunes cuando gobernaba Veracruz:

“Mi familia únicamente se reduce a mi esposa y mis dos hijos”.

 

SEIS. Vejez reposada

 

Hacia el final de cada misa en la iglesia repiten la letanía: “Podéis ir en paz”.

El proverbio es tanto como el primer mandamiento. “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, tan cacareado por el Señor Presidente en el discurso oficial y la mañanera.

Pero más de dos mil años después de que Jesucristo lo pronunciara, el mundo está desgajado. Guerras, frentes bélicos, muertos, carteles y cartelitos, malandros y sicarios, delincuencia común, ladrones, pillos y rateros.

Por eso, y aunque suene a egotismo, la búsqueda de la paz interna en cada quien y cada pareja y cada familia sería la premisa universal para alcanzar una vejez reposada, sin sobresaltos.

 

Expediente 2020
Biógrafa del infortunio
Luis Velázquez
29 de septiembre de 2020


La académica, investigadora, escritora y ensayista, Celia del Palacio, fue reconocida en su trayectoria literaria con una beca del Centro de Estudios Latinoamericanos Avanzados, Calas, para una investigación más sobre la prensa, pero ahora, en América Latina.
Antes, su epicentro ha sido el periodismo en Veracruz y el país. Entre otros libros, 200 años de prensa en Veracruz, violencia y periodismo regional en México, y Prensa, revolución y vida cotidiana en México.
Ahora, en las grandes ligas para escribir, luego de la investigación, un libro sobre la historia y condiciones actuales del periodismo continental.
Por lo pronto, quizá, una tregua en la redacción de sus novelas, entre otras publicadas, Las mujeres de la tormenta, Leona, No me alcanzará la vida, Adictas a la Insurgencia y Hollywood era el cielo.
El Centro "María Sibylla Merian" recibió unas doscientas postulaciones para las diferentes áreas de la investigación y una de ellas fue para la maestra, quien desde Xalapa se proyecta más allá de la aldea y la provincia y trasciende en el altiplano y camina hacia el espacio latinoamericano.
"Calas es un centro de estudios avanzados creado en marzo de 2017 por cuatro universidades latinoamericanas y cuatro alemanas, cuya iniciativa fue del Ministerio Federal de Educación e Investigación del país europeo" dice un boletín de la Universidad Veracruzana.
Su sede está en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara, con sedes alternas en Quito, Ecuador, San José, Costa Rica, y Buenos Aires, Argentina.
Y en Alemania
En la UV, la escritora y ensayista fundó el Centro de Estudios para la Cultura y la Comunicación y alcanza el desarrollo pleno, porque una de sus pasiones para investigar es el periodismo, y así, da voz, como ella misma dice, a los "periodistas precarios que nadie toma en cuenta... hasta que los matan".
Incluso, bastaría un repaso a los trabajadores de la información asesinados desde el sexenio de Javier Duarte a los casi dos años de Cuitláhuac García.
Julio Valdivia Rodríguez, asesinado en Tezonapa, vendía tamales y donas para llevar el itacate a casa.
Jorge Celestino, ejecutado en Atoyac, tenía una tiendita para reparar teléfonos celulares.
Moisés Sánchez Cerezo tenía una tiendita de abarrotes, un taxi y criaba cerdos en Medellín.
Gregorio Jiménez de la Hoz vendía antojitos en Villa Allende, comunidad de Coatzacoalcos.
Pedro Tamayo Rosas, asesinado en Tierra Blanca, vendía hot dos afuera de su casa.
Leobardo Vázquez Atzin, asesinado en Tecolutla, era taquero.
Juan Mendoza Delgado, asesinado en Medellín, era taxista.
Noel López Olguín, ejecutado en Huayacocotla, era fotógrafo de sociales.
Armando Saldaña Morales, reportero radiofónico, vendía publicidad.
De entrada, son a ellos, y/o lo que ellos significan y encarnan, a quien Celia del Palacio ha dedicado las mejores páginas de sus libros y esfuerzos y sueños y utopías.

DESCRÉDITO MUNDIAL DE VERACRUZ


La investigadora y escritora será financiada por el gobierno alemán e iniciará labores entre los meses de enero y agosto del año entrante. Ella considera entrevistar a periodistas de Veracruz, Chiapas, Tabasco y Guerrero. Y por añadidura, un nuevo libro en su haber de unos diez de su autoría, aun cuando también ha publicado en coautoría.
El libro girará alrededor, a tono con sus novelas, digamos, de la vida cotidiana de los reporteros..., pero enfrentando la violencia en cada entidad del país.
Y enfrentando, claro, a los carteles y cartelitos, malandros y malosos, sicarios y pistoleros, "halcones" y espías.
Y con frecuencia, aliados con policías, jefes policiacos y políticos para integrar lo que a la luz del derecho internacional se llama "desaparición forzada".
La tenebrosa existencia de fosas clandestinas, como en Veracruz con Colinas de Santa Fe, la más grande de América Latina luego de las fosas comunes de los dictadores militares en el continente durante el siglo pasado.
Más por lo siguiente:
En la película "Su último deseo", una historia alrededor del periodismo centrada en Nicaragua, tiempo de Anastacio Somoza, un sicario dice:
"Entre la bajas no reportadas de la guerra de Vietnam... fueron los reporteros".
Veracruz, con Javier Duarte, "el peor rincón del mundo para el gremio reporteril".
Por eso, el libro en ciernes de Celia del Palacio será indicativo y significativo, "el dedo en la llaga purulenta" en un país donde siguen asesinando reporteros y nada, absolutamente nada, pasa ni trasciende ni enmienda la autoridad.

UNA HISTORIADORA ANTE LA REALIDAD

La maestra dice que hay muchos periodistas precarios, "los periodistas que por pura voluntad siguen trabajando, pero están sumamente desprotegidos y frágiles".
Cierto. En el caso, las circunstancias se recrudecen con los corresponsales de los medios en la provincia y en la provincia de la provincia, aun cuando muchos trabajadores de la información en las sedes urbanas están igual.
Se trata de una verdad universal. Ene número de veces explorada y descrita por otras plumas en la realidad nacional. Y por más y más crónicas, reportajes, historias, libros, películas y hasta canciones sobre el tema, de nada o poco, poquísimo, ha servido.
La realidad está generalizada. Patrones, empresarios periodísticos, ricos, y reporteros, fotógrafos, camarógrafos, editores, publicistas y secretarias, jodidos.
El periodismo como un negocio para que los patrones se enriquezcan, incluso, sirviendo en cada sexenio a la nueva tribu política encaramada en el poder.
Bastaría referir un hecho:
De los más de treinta reporteros asesinados en Veracruz del sexenio de Miguel Alemán Velasco a la fecha, el 90 por ciento eran periodistas de a pie. Solo uno, Raúl Gibb Guerrero, dueño y director general de La Opinión, de Poza Rica, asesinado, y todo indica, por razones totalmente ajenas al periodismo.
Ojalá, ojalá, ojalá, que la investigación y el libro de la académica de la UV sirviera para que los Congresos locales y el Congreso de la Unión legislaran para garantizar una vida digna a los trabajadores de la información.
Pero desde luego, la voluntad literaria para documentar los días y los años del periodismo significa un mérito indiscutible.

 

Barandal

 

•Terror en Yanga

•Estado de Derecho

•Estado Delincuencial

 

Luis Velázquez

29 de septiembre de 2020

 

ESCALERAS: La noche del sábado 26 de septiembre fue una noche triste, dolorosa, en Veracruz. En Yanga, tres jóvenes (una mujer y 2 hombres) fueron asesinados con “alevosía, ventaja y premeditación”. Estaban en una casa familiar. Y unos malandros llegaron y dispararon con saña, barbarie y a mansalva. Y huyeron.

El oleaje de violencia, mejor dicho, tsunami, está recrudecido en la zona centro de Veracruz. Para entonces, en las últimas horas, un empresario más, dueño de un restaurante de mariscos, asesinado en Fortín.

 

PASAMANOS: Quizá ningún caso tiene ya escribir y publicar el número de asesinatos de norte a sur y de este a oeste del Estado.

Cierto, las páginas policiacas se llenan de sangre, huesos y cadáveres y los crímenes siguen, inderrotables,

En la zona centro, una señora denunció en las redes sociales la desaparición de un hijo, panadero de oficio, y luego una marcha de protesta, pero sin encontrar respuesta oficial.

La población está expuesta al peor tiempo de la incertidumbre y la zozobra.

El llamado Estado de Derecho, cuya esencia básica es garantizar la seguridad en la vida y los bienes, sustituido por el Estado Delincuencial.

Los carteles mandan aquí, desde Tampico Alto hasta el Valle de Uxpanapa y desde las cumbres de Acutzingo hasta el puerto jarocho.

 

CORREDORES: Cada periodo constitucional ha dejado páginas sangrientas. La parte más oscura hacia la década de 1930 cuando el cacique de la hacienda de Almolonga, Manuel Parra, con su banda, “La mano negra”, asesinó a cuarenta mil ejidatarios en la enconada lucha agraria, defendiendo a los latifundistas ante el silencio cómplice de los gobernadores.

Los trescientos obreros textiles de Río Blanco asesinados en una huelga por órdenes de Porfirio Díaz Mori, y cuyos cadáveres fueron trepados a los vagones del ferrocarril y trasladados a San Juan de Ulúa para arrojarse al Golfo de México.

 

BALCONES: Lo decía el gobernador Agustín Acosta Lagunes. “La violencia es inevitable, y ni modo”.

Pero está canijo que en la 4T con su purificación moral, “la muerte siga teniendo permiso” cuando se trata de los derechos humanos, una de las banderas de la izquierda, izquierda que es MORENA.

Podrán “los siervos de la nación” y “los soldados de la patria” argüir que tantos crímenes son una herencia del pasado y a ellos ha tocado “bailar con la más fea”.

Bastaría, sin embargo, recordar que MORENA ejerciendo el poder está por cumplir dos años y el góber bendecido de López Obrador juró pacificar Veracruz en 2 años… y están a la vuelta de la esquina.

 

PASILLOS: En la numeralia de la muerte hay niños, mujeres, jóvenes, ancianos y hombres.

Y aun cuando en el caso de los hombres se trate de ajustes de cuenta entre los malandros, resultan inverosímiles los homicidios de niños, mujeres y ancianos, población civil.

Por demás está recordar que en la lista fatídica hay políticos y líderes partidistas, dirigentes campesinos y obreros, profesores y miembros de la diversidad sexual, y en la impunidad.

 

VENTANAS: Un par de ejes centrales giran alrededor de la bamba violenta. Uno, la incapacidad de la secretaría de Seguridad Pública. Y dos, la incapacidad de la Fiscalía General.

En cuarenta días, los primeros de su gobierno, Fernando Gutiérrez Barrios pacificó Veracruz. Se fue contra los caciques y los sicarios. Y los encarceló. Otros, huyeron antes de caer en el penal de Pacho Viejo.

Ahora, la indefensión total. Una mujer y dos hombres, jóvenes, asesinados la noche del sábado 26 en Yanga. Los están ligando ya a malas amistades.

 

Malecón del Paseo

 

•Una reportera presa

•Blindar fuente informativa

•“Nada más que la verdad”

 

Luis Velázquez/II Parte

29 de septiembre de 2020

 

EMBARCADERO: Otro filme norteamericano cuenta fascinante historia sobre el periodismo… Se llama “Nada más que la verdad”… Una reportera, Katie Becksinale, descubre que la esposa de un político es una espía encubierta de la CIA… Y como en Estados Unidos era (¿o es?) un delito publicar la identidad de un espía, entonces, es llevada a proceso penal… El Fiscal Especial, creado ex profeso, le advierte que solo libraría la cárcel si revela el nombre de su fuente… Y ella se mantiene firme, inalterable, decidida, a mantener su identidad… Y ni modo, la encarcelan…

 

ROMPEOLAS: Estando en la cárcel, su pareja, un escritor, la abandona por otra mujer… Incluso, entabla juicio en contra de ella para quedarse con el hijo… Es más, el medio donde trabaja la deja sola y a la deriva, sin la defensa firme que el asunto significa… Pero ella resiste los embates de la familia y del medio para conservar en la discreción el nombre de la fuente…

 

ASTILLEROS: En la cárcel le arman provocaciones… Ninguna reclusa, por ejemplo, la quiere de compañera de litera… Le roban sus cosas personales y hasta las fotos de su hijo… La provocan en riñas… De pronto, llegan unos agentes para interrogar a las 2, 3, 4 de la madrugada… Y ella resiste… El abogado del periódico le gritonea exigiendo que revele el nombre de su fuente… Más, cuando el presidente de Estados Unidos se ocupa y ordena todo tipo de presiones, incluso, contra el periódico… Y ella resiste porque su amor al periodismo es inalterable…

 

ARRECIFES: Lo peor viene cuando otro agente encubierto asesina a la espía de la CIA… Entonces, el aparato gubernamental se va con todo en contra de la reportera… Y sin embargo, la periodista sigue resistiendo… Estando en la cárcel gana el premio Pulitzer de Periodismo por el reportaje de investigación sobre la espía encubierta y el Fiscal General se recrudece más… Por ejemplo, la encierran en el calabozo, donde ni siquiera la luz del sol se filtra… La aíslan… La dejan sin contacto humano… Le reducen a dos las comidas al día… Y ella, firme en los principios y los ideales…

 

PLAZOLETA: El juez la acosa… Le sigue ofreciendo la libertad inmediata si revela el nombre de la fuente informativa… Incluso, finge dejarla en libertad, considerando que por más y más presiones continúa inalterable en su discreción… Pero cuando viaja de la cárcel a su casa, el Fiscal Especial la vuelve a detener acusada de obstrucción de la justicia… Y otra vez a la prisión… Y de nuevo, más firme que nunca… La fuente es sagrada… Intocable… En el siglo pasado, en los periódicos existía verdad universal… “La fuente informativa no se le dice ni a Dios, mucho menos, al director o dueño del periódico”…

 

PALMERAS: Condenada a 5 años de cárcel por obstrucción de la justicia, la reportera es enviada a un penal de alta seguridad… La película termina cuando ella viaja, vestida de presidiaria, a la nueva prisión… Entonces, recuerda el momento aquel cuando su fuente le revela la espía encubierta de la CIA… Y es una niña, compañera de estudios de su hijo, y con quien platicando en una excursión escolar le dice que su papá también escribe y que su mamá se enoja con lo que el marido escribe… Y la niña le dice que su mamá se enoja porque es agente de la CIA… Y a partir de ahí, la reportera investiga…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Encuentran ejecutado a joven levantado frente a su novia, en Acultzingo

De la Redacción/Noticias El Líder Acultzingo, Ver.- Un joven fue "levantado" por sujetos desconocidos la madrugada del viernes, c...