domingo, 13 de septiembre de 2020

Columnas: Luis Velázquez

 

Escenarios

 

•Aburrido morirse

•Morir en el anonimato

•El velorio, una kermés

 

Luis Velázquez

11 de septiembre de 2020

 

UNO. Aburrido morirse

 

Morirse resulta muy aburrido. Por ejemplo, por lo general, por aquí muere una persona en automático se convierte en santo. Del instante en que estaba vivo a cuando fallece se purifica. Entonces, la mitad del mundo y la otra mitad descubren sus grandes virtudes, cualidades y atributos.

Por eso, nada mejor que morir, hasta donde se pueda, en el anonimato. Sin avisar a nadie. Incluso, con la orden bajo juramento a la familia que luego luego lleven el cadáver a la funeraria y sea cremado y las cenizas tiradas, digamos, en la bahía del Golfo de México, en el río desembocando en el mar o, en todo caso, en el arroyo.

 

DOS. El velorio, una kermesse

 

Sabia decisión tomó, por ejemplo, y entre otros, Miguel Ángel Granados Chapa, el respetado y respetable columnista de “Plaza Pública”.

Falleció en casa y los familiares lo cremaron sin avisar a nadie. Varios días después, su muerte trascendió. Libró así, incluso, que su velorio se volviera una kermesse, donde los parientes y conocidos suelen asistir con las mejores prendas para lucirse y dejar constancia de que estuvieron ahí.

Y desde luego, para festinar la santidad del muerto.

 

TRES. Pueblo devoto de la muerte

 

El penúltimo caso fue de Manuel “El loco” Valdés. Un santo. Un gran hombre. Un ejemplo para la humanidad. El mejor de los mejores.

Y, bueno, nadie lo desmerece. Pero al mismo tiempo, se entiende a partir de que el ADN de la población es así.

Más, en un pueblo tan devoto de la muerte.

Juan Rulfo, en su libro de cuentos, “El llano en llamas” cuenta la historia de los muertos enterrados en el panteón que en las noches platican y de vez en vez organizan fiesta, pachanga y bailongo.

Ojalá, le dice una comadrita a otra en la novelística de Rulfo, que muramos juntas para acompañarnos en el viaje al otro lado pues dicen que es muy triste.

 

CUATRO. Ángeles de la pureza

 

La abuela decía que todo ha de ser en vida. En vida, el cariño y el afecto, el respeto y la admiración. En vida, la gratitud y la ayuda recíproca. En vida, las oportunidades para ser y estar. En vida, extender la mano a los demás.

Pero de ahí a que luego de muerto, los otros (parientes, amigos, conocidos, vecinos, enemigos, adversarios, etcétera) declaren al muerto ángel de la pureza es pura farsa.

 

CINCO. Paraíso celestial

 

Todos habremos escuchado la declaratoria de santo de un muerto. Incluso, gente asegurando que está en el cielo al lado de Dios.

Es más, ninguno de los muertos se va al infierno con Luzbel. Todos, buenos y malos, premiados con el paraíso celestial.

Incluso, en el Corán dicen que cuando un guerrillero se inmola en nombre de su dios y su patria, en el paraíso lo esperan setenta y dos vírgenes, doncellas, para hacer el sexo.

Y cuando un musulmán preguntó qué haría con las 72 vírgenes, le dijeron que el premio es que su capacidad sexual se recicla.

 

SEIS. Morir como los elefantes

 

Por eso, resulta aburrido morirse. Mil veces mejor omitir la muerte a los demás porque en el velorio y el sepelio, y en medio de la kermés, el muerto es enaltecido.

Nada, entonces, como morir en la más absoluta discreción. Como los elefantes, por ejemplo, que cuando sienten el olor a la muerte sin avisar deja la manada y buscan una cueva en la montaña donde guarecerse y esperar el momento final.

 

Expediente 2020

La 4T de Veracruz

Luis Velázquez

11 de septiembre de 2020

 

El oleaje de inseguridad, incertidumbre y zozobra está causando peores estragos. Por ejemplo, el 8 de septiembre en Coatzacoalcos. Los malandros intentaron secuestrar a un empresario en el Frac. Puerto Esmeralda. Y se resistió. Y lo mataron.

Y el 9 de septiembre, antier, en Tezonapa, fue asesinado el reportero Julio Valdivia, corresponsal de “El Mundo de Córdoba”, antiguo comerciante y policía, pero además, con saña y barbarie, pues fue decapitado, igual, igualito que la reportera Yolanda Ordaz, de Notiver, en el sexenio de Javier Duarte.

En ambos casos, el empresario y el periodista, los homicidas huyeron tan campantes. Dueños del día y de la noche. Dueños de la vida y de la muerte. Dueños del llamado Estado de Derecho. Dueños de la agenda setting. Dueños, incluso, y como en Álamo y Paso del Macho, de los policías.

La vida, en su riesgo más alto, más difícil, más rudo.

La secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General, rebasadas por el principio de Peter. Y cada familia apostando a defenderse como pueda.

En unos municipios, creando y recreando guardias comunitarias, especie de comités de vecinos vigilantes.

En otros, las autodefensas, como en las cumbres de Acultzgino, la montaña negra de Orizaba, Cacahualco, Las Choapas y Agua Dulce.

En otros, deteniendo, linchando y quemando vivos a los secuestradores, como en Soledad Atzompa.

En otros, linchando a maridos que asesinan por la espalda a la esposa como en el Valle de Uxpanapa.

En otros, tomando la escopeta para matar conejos y rafaguear a los malandros en legítima defensa de la familia, como en un rancho ganadero de Jáltipan.

Y mientras Veracruz continúa poblándose de cadáveres, cadáveres colgados de los puentes, cadáveres flotando en los ríos agua abajo, cabezas decapitadas, en Coatzacoalcos, el empresario Gerardo Rincón Chiquito, quien rentaba unidades móviles para viajes, se resistió a un robo.

Se negó a entregar su dinero, sus recursos en casa, acaso que se lo llevaran.

Y los pistoleros y sicarios le dispararon y lo mataron y huyeron.

Y en Tezonapa, el colega, secuestrado, asesinado y decapitado, su cadáver abandonado sobre las vía del tren.

Es Veracruz en el tiempo de la 4T, la purificación moral y la honestidad valiente.

 

VIVIR, PESADILLA ATROZ

 

Vivir en Veracruz se ha vuelto una pesadilla atroz. Nadie la tiene segura. Nadie puede festinar que libró el tsunami de balazos y tiros, secuestros y desapariciones, asesinatos y fosas clandestinas.

El ciudadano común que todos los días vive con sencillez pero con “el alma en un hilo” pensará, imaginaría, vislumbraría, que el gobierno de Veracruz está o estaría desesperado ante su incompetencia, ineficacia e ineficiencia.

Y que habrá días, como escribió Manuel Acuña antes de suicidarse, que “ni siquiera saben dónde está el porvenir”.

Veracruz, primer lugar nacional en feminicidios, secuestros y extorsiones.

El paisaje urbano, suburbano, indígena y rural, convertido en un tiradero de cadáveres y de impunidad.

Insólito, inverosímil, el caso del empresario de Coatzacoalcos quien en un intento desesperado por librar el oleaje de inseguridad fue asesinado y en su domicilio particular.

Los sicarios, metiéndose a las casas de las familias. Armados. Dispuestos a todo, incluso, a la muerte. Violentando los días y las horas. Interrumpiendo la tranquilidad provinciana y aldeana, como si fueran los propietarios únicos y absolutos para hacer y deshacer.

Sabiendo, seguros, de que por más y más cruces en el panteón que han dejado desde hace unos veintisiete años (sexenio de Patricio Chirinos Calero), nada pasa, como gritoneaba Javier Duarte.

Y ante la impunidad, “creciéndose al castigo”.

Peor, mucho peor, cuando, y por ejemplo, de manera tardía la secretaría de Seguridad Pública, de pronto descubrió que en Álamo y Paso del Macho había narcojefes policiacos y narcopolicías, y que los presidentes municipales, los síndicos y los regidores, lo ignoraban, ajá.

La vida, como un túnel largo y gigantesco, sin una veladora alumbrando el vagón del ferrocarril, expuestos todos al peligro.

Y caray, cuando en uno que otro pueblo han aparecido autodefensas, el gobierno de Veracruz levanta la voz molesto, enojado, encabritando, desmintiendo la realidad real y hasta asegurando en boletín pagado que “El dos del palacio” efectuó girita en Acultzingo y por ningún lado descubrió gente armada, ¡vaya maravilla!

 

ESTADO DELINCUENCIAL

 

La firmeza con que el empresario de Coatzacoalcos enfrentó a los malandros y se resistió y la decapitación del reportero de Tezonapa expresa una realidad con varias aristas:

Una. La certeza de que en Veracruz estamos a la deriva, expuestos, indefensos.

Dos. La seguridad de que solo defendiéndonos podemos quizá, y con un milagro, sortear el tsunami de violencia.

Tres. La desesperación social a que hemos llegado.

Cuatro. La entereza para defender ante todo, y más que el dinero o los recursos, a la familia, la esposa y los hijos.

Cinco. Un pueblo dispuesto a hacerse justicia por mano propia, aunque exponga la vida.

Seis. El Estado Fallido ante el Estado Delincuencial.

Siete. La secretaría de Seguridad Pública, la Fuerza Civil, las policías municipales y la Guardia Nacional, evidenciadas por los carteles y cartelitos.

Ocho. Ninguna trascendencia social tuvieron las marchas y protestas y resistencia pacífica de los vecinos de Coatzacoalcos, los primeros en levantarse en contra de la inseguridad. Dejaron de luchar y manifestarse y la incertidumbre se ha multiplicado.

Nueve. El primer pueblo donde la Guardia Nacional de López Obrador debutó en Veracruz fue en Coatzacoalcos. Y allí están los hechos y resultados concretos, específicos y macizos.

Diez. Con el asesinato del empresario sureño, una familia más queda en el desamparo económico y la orfandad. Y en el caso del reportero, dos hijos y la esposa.

Once. Los malosos siguen ganando batallas. La guerra continúa, implacable, pero desgastando cada vez más al gobierno de Veracruz.

 

Barandal

 

•Vivir soñando

•Un trabajo mejor

•Mundo utópico

 

Luis Velázquez

11 de septiembre de 2020

 

ESCALERAS: Todos soñamos con un trabajo mejor. Una salud mejor. Una educación mejor para los hijos. Un empleo digno para los hijos. Una casa mejor. Vivir en paz, sin sobresaltos. En reposo. Tranquilos.

Pero el resultado social es catastrófico. 6 de los 8 millones de habitantes de Veracruz, en la miseria, la pobreza y la jodidez.

Soñar, claro, nada cuesta. Pero así hemos vivido la mayoría. Los padres, pobres. Los abuelos, pobres. Los tatarabuelos, pobres.

Lo mejor a la mano es que con todo y limitaciones, cuando menos hay dinerito para comer. Y, bueno, si de pronto, se enfrenta una enfermedad grave y costosa, solo resta encomendarse al ser superior.

 

PASAMANOS: Pasamos la vida soñando con un empleo mejor, en donde tengamos la seguridad de que es estable y pagado el salario con justicia laboral.

Y en donde cada día vayamos con gusto porque en el trabajo somos felices porque nos gusta y tenemos un buen ambiente con los colegas.

Y porque cada quincena alcance de manera desahogada para cubrir pendientes, pero más, para ahorrar unos centavitos considerando las emergencias y los imprevistos.

 

CORREDORES: Y soñamos con una familia sana. Y en caso de una enfermedad si hay seguridad social que sea la mejor posible.

Y si se carece, entonces, tener ahorritos para cubrir los gastos.

Y en la vida vamos soñando con una calidad educativa de primera para los hijos, desde la primaria hasta la universidad.

Pero más aún, soñando con que cuando tengan el título en la mano encuentren pronto un trabajo digno, pues, ya se sabe, las universidades oficiales educan para volverse empleado, rara, extraordinaria ocasión para poner un negocio y volverse patroncito.

 

BALCONES: Soñamos con días y noches tranquilas. Sin miedos ni temores. Daríamos todo, la vida misma, para que un asalto, un robo, un secuestro, una desaparición, un asesinato, una fosa clandestina, estuvieran lejos, como si ocurrieran en el otro extremo del mundo.

Y en caso, ni modo, de sufrir un crimen en la vida, entonces, que la procuración de justicia fuera expedita, pronta, rápida.

Y lo más importante, soñamos con un desarrollo humano para todos en la familia.

Simple y llanamente, que cada quien esté, primero, a gusto consigo mismo, con la vida que lleva, y segundo, a gusto con la familia.

Orgulloso, incluso, de la familia toda.

 

PASILLOS: Soñar nada cuesta. Lo peor es cuando pasamos los años soñando, viviendo en gerundio, es decir, planeando y planeando, sin apretar tuercas ni cambiar de estrategia si la primera y la segunda y la tercera fallan.

Los políticos teóricos de Roma decían que el ser humano vino al mundo para ser feliz y dichoso.

La realidad es que luego de la infancia, la adolescencia y parte de la juventud, los vientos huracanados son en contra y en la lucha suele terminarse derrotado, y lo peor, aniquilado.

 

VENTANAS: Lucharon los tatarabuelos, los abuelos y los padres por una vida mejor.

Y los años y los siglos caminaron y la mayoría poblacional sigue igual, a excepción de las doscientas familias que en Veracruz, digamos, como promedio nacional, son dueñas de más del 60 por ciento de la riqueza natural.

El mundo, ni hablar, dividido entre pobres y ricos. Los ricos, cada vez más ricos. Los pobres, cada vez más jodidos. Las clases medias pasando, quizá, a clases bajas.

Y en medio, la venta burda y barata de la esperanza política. Las elites políticas ofreciendo el mundo soñado, una patraña, para a su vez, ellos mismos enriquecer a la sombra del poder.

 

Malecón del Paseo

 

•Salma Hayek, estelar

•Septiembre en Shiraz

•Su mejor película

 

Luis Velázquez

11 de septiembre de 2020

 

EMBARCADERO: De los años 1994 a 2017, Salma Hayek filmó treinta y seis películas… Nacida en Coatzacoalcos, vivió en México, Los Angeles y París… Y de sus filmes quizá uno de los más trascendidos, con alto sentido social, es “Septiembre en Shiraz”, donde su familia, su esposo, el actor Adrien Brody, y par de hijos, enfrentan en Irán un rudo y sombrío cambio de gobierno y que fue del sha de Irán a Jomeini… Una de las interpretaciones estelares de Salma y que los pusiera en la antesala del Oscar…

 

ROMPEOLAS: Filmada en Irán, ellos viven el golpe de Estado en contra del Sha de Irán y el ascenso al poder de Jomeini… Y como la familia interpretada por Salma y Brody pertenecen a la clase social alta, con una buena calidad de vida, un hijo estudiando en Estados Unidos, la gente de Jomeini se va contra ellos… Ellos interpretan a una familia judía en aquella guerra, política y social, cierto, pero más, religiosa… Incluso, el fundamentalismo en su alto decibel…

 

ASTILLEROS: La familia es perseguida… Y mientras al esposo lo encarcelan y torturan y casi lo matan, la esposa, Salma, mantiene unida a la familia, sin desmoronarse… Incluso, luchando para lograr la libertad del marido… Desde adentro de la cárcel donde permanece aislado en una mazmorra, además de torturado a cada rato, por ejemplo, con un látigo en la planta de los pies, peor tantito, disimulando su fusilamiento, el marido pacta con el jefe de los guerrilleros… Y le entrega los ahorros de su vida a cambio de la libertad en un país, Irán, que poco a poco va desmoronándose y en donde los pobres, los jodidos, los marginados, los excluidos, los condenados de la tierra, los olvidados de Dios, se hacen justicia por mano propia… Seguros, además, de que Dios está con ellos y aprueba la violencia…

 

ESCOLLERAS: En medio de aquella tragedia, basada en una novela documentada en la realidad de aquellos días y noches aciagos, sórdidos y siniestros, Salma y Brody alcanzan la plenitud cinematográfica… Por una razón, entre otros, además, digamos, del fuerte contenido escénico… Retratan un capítulo en la historia de la humanidad… Pero más aún, en la historia del Medio Oriente donde a cada rato suelen ocurrir golpes de Estado como fue la característica, digamos, en América Latina… Y que además también fue encarnada por Salma con la película “El silencio de las mariposas” donde interpreta a las hermanas Mirabeau víctimas del dictador de la República Dominicana, el general Rafael Leónides Trujillo, por cierto, el personaje central de la novela “La fiesta del chivo” de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura…

 

PLAZOLETA: De Estados Unidos, donde filmara montón de películas, Salma vive ahora en París en un castillo donde tiene un zoológico particular… En su filmoteca hay con grandes actores, entre otros, y por ejemplo, Adrien Brody, Antonio Banderas y Priece Brosman… Además, la película “Septiembre en Shirz” es producida en alianza empresarial de Salma y Brody… Salma, jugando en las grandes ligas del cine mundial…

 

PALMERAS: Luego del éxito de la telenovela “Teresa”, Emilio Azcárraga Jean, dueño de Televisa, le ofreció un contrato estelar por dos años… Y Salma lo rechazó… Le dijo que iría a Los Angeles para conquistar Hollywood… Y por más que insistió ella se mantuvo firme… Y quemó sus naves en México y se fue… Es una jarocha universal que honra y enaltece a Veracruz…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Choca motociclista con tráiler

De la Redacción/Noticias El Líder Córdoba, Ver., 19 septiembre 2020.- Un motociclista resultó herido la tarde de este sábado, al impactarse...